En Cámara Alta, analizan implicaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico

01 de diciembre de 2016
En el Senado de la República, se realizó el seminario “TPP: ¿Riesgo u oportunidad?”, organizado por el Instituto Belisario Domínguez (IBD), en donde diversos legisladores y expertos en el tema analizaron el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).


Durante la inauguración, el senador Miguel Barbosa Huerta (PRD), presidente del IBD, destacó que es necesario seguir reflexionando sobre el TPP pues el Senado debe seguir una ruta que se planteó para su aprobación o no, e indicó la importancia de lograr acuerdos de manera amplia y abierta con otros países, no únicamente con Estados Unidos.  


Al iniciar la primera mesa, con el tema ¿Qué es el TPP y sus implicaciones para México?, el senador Mario Delgado Carrillo (PRD) enfatizó la ruta que debe de seguir México ante la negativa de Estados Unidos, es voltear hacía el mercado interno y fortalecer la economía.


Roberto Zapata Barradas, director para Asia, Oceanía y Organismos Multilaterales de la Secretaría de Economía, señaló que México requiere asegurar su participación en mercados que registran crecimiento optimista, pero sin dejar de preservar presencia en Estados Unidos.


En su exposición, Mauricio de Maria y Campos, investigador asociado del Centro de Estudios Económicos del Colegio de México, comentó que el nacimiento del TPP obedece a una profunda crisis económica internacional de tres décadas y señaló que dicho acuerdo no es meramente comercial, sino que tiene que ver con la garantía de la inversión empresarial.


  • Enrique Dussel Peters, director de estudios de posgrado de la Facultad de Economía de la UNAM, destacó que el núcleo del TPP es un nuevo acuerdo comercial entre Japón y Estados Unidos y que en este sentido México juega un papel absolutamente secundario en este Acuerdo.


    Finalmente, Héctor Arturo Oropeza García del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, enfatizó que el Acuerdo de Asociación Transpacífico no es una estrategia mexicana y por lo tanto no hay que defenderla, ya que de ningún modo le beneficia al país y es contraría a los intereses nacionales.